Sábado , 22 Julio, 2017

OCHO MILES secundarios del Aralar navarrico

Con las raquetas por Aralar

(17/Febrero/2016)

Por fin nos ha visitado una dura borrasca este invierno que deja nuestras cercanas montañas con una buena capa de nieve.
Dispongo de varios días de fiesta y aprovecho la buena previsión meteorológica para catar el blanco elemento, en un día entre semana que será más tranquilo. Mi idea es calzarme las raquetas y trazar un recorrido que me lleve a visitar cimas secundarias de ARALAR en el entorno de Guardetxe, siempre dentro de territorio navarro.
El estado de la nieve y mi forma física irán determinando la ruta que vaya trazando ya que tengo un proyecto de hacer hasta 20 cimas, algunas de ellas casi desconocidas. Al final sólo serán 8 las que visite (OIARBIDE, BELOKIGAIN, BELOKI, TXORROTXETA, TXAMENI, IPUZMEAKA, EURLATZ y HAITZEGI GAÑA) , debido a la abundante cantidad de nieve recién caída que hacían muy difícil avanzar, incluso con las raquetas. Además tuve que abrir huella constantemente con el correspondiente desgaste físico que ello conlleva.

 

Ruta

Inicio la marcha desde el parking de Albi, un kilómetro antes de llegar a Guardetxe, en la carretera que sube desde Lekunberri a San Miguel de Aralar.
Avanzaré por la pista que se dirige hacia las bordas de Bustintza. Sin llegar a ellas y a la altura de una característica estela que nos encontramos junto al camino, me desvío para ir en busca de la primera cima, OIARBIDE (1.194 m.). Mi siguiente objetivo será alcanzar la cumbre de BELOKIGAIN (1.245 m.) para lo que tendré que progresar por un terreno bastante incómodo sembrado de multitud de dolinas y sin camino claro. BELOKI (1.276 m.) será la siguiente cima, situada en el mismo cordal. Desde Beloki descenderé hacia los prados de altura pasando junto al collado de Urdangoene. Una suave subida por la ladera me llevan hasta la cima de TXORROTXETA (1.273 m.). A continuación me toca avanzar por una incómoda cresta, que con nieve y raquetas hacen aún más difícil llegar hasta la cima más alta que pisaré hoy, TXAMENI (1.299 m.). Ahora tocará descender al collado de Ipuzmeaka buscando el terreno más cómodo. Decido descender de Txameni por el norte y bordear la murralla por el oeste para bajar hasta la majada de Txameni. Desde allí me acercaré al collado donde debo encontrar la brecha que salva la murallla que me conduce hasta la cima de IPUZMEAKA (1.277 m.). En pocos metros llegaré a EURLATZ (1.288 m.), otra cima donde las hayas impiden tener buenas vistas. Continuo lanzándome en un cómodo descenso al encuentro de la pista que viene desde Guardetxe. En pocos minutos doy con ella y avanzaré hacia los refugios de Errenaga durante 1 km. A mi izquierda ya divisaré la última cumbre de esta jornada. Pero debo rodearla para atacarla por el suroeste ya que el terreno es bastante complicado y espeso. Alcanzada la cima de HAITZEGI GAÑA (1.257 m.) descenderé a la búsqueda de un PR que me llevará de nuevo a la pista principal. Avanzo rápidamente por la pisada pista hacia Guardetxe pero me desvio unos cientos de metros antes para descender por el bosque hasta llegar a mi punto de salida.

 

Mapa

mapa cimas auxiliares ARALAR
ortofoto cimas auxiliares ARALAR

 

Track y Datos Gps

[track en Mugibili]: http://mugibili.euskadi.eus/mugibili/view.do?id=47145

[track en Wikiloc]: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12378628

 

Reportaje

El día se ha desperezado fresquito y limpio como decían las previsiones. La subida hasta el parking de los rasos de Albi la he hecho con la carretera limpia de nieve, aunque algunos manchones de hielo-nieve caídos de los árboles, daban un poco de emoción. He podido comprobar de primera mano lo bien que resultan los neumáticos de nieve que he puesto nuevos en la furgoneta.
Me voy preparando todos los trastos dentro de la furgoneta porque el frío en el exterior es brutal. Veo que hay cantidad de nieve y las raquetas serán mis fieles compañeras en la jornada de hoy.

cimas auxiliares ARALAR
Mucho frío en estos primeros momentos

 

Comienzo la ruta por la pista que sube hacia las bordas de Bustintza. En el parquing sólo estamos 3 coches y el paisaje es espectacular. La nieve está recién caída, en estado polvo, lo que hará que me tenga que esforzar bastante hoy.

cimas auxiliares ARALAR-10
Al inicio seguiré los pasos de los 3 que me preceden

 

cimas auxiliares ARALAR-11
El paisaje está muy bonito y soy incapaz de no detenerme a fotografiarlo

 

De momento se me hace cómodo caminar con las raquetas. Tengo muy buena huella hecha y acabo de empezar, por lo que voy con muchas ganas. Parece que voy pasando por un paisaje “canadiense”. Soberbio!!!

cimas auxiliares ARALAR-12
Cercanos a la borda

 

Poco a poco voy incrementando el ritmo y adelanto a mis predecesores. Pero todavía dispongo de una mínima huella de esquís seguramente del día anterior. Aprovecho cualquier elemento para intentar captar la naturaleza pura.

cimas auxiliares ARALAR-14
Duotono en el paisaje nevado

 

La subida poco a poco ha ido “in crescendo” y me voy calentando rápidamente. Tal es así que las primeras rampas serias me hacen sudar. Los -12º de la salida no han sido obstáculo para que me detenga, jejejeje!!

cimas auxiliares ARALAR-13
El sendero oculto por la nieve no tiene pérdida en este tramo

 

Y casi sin darme cuenta, extasiado con el ambiente invernal, llego a la altura de la estela. En este punto debo abandonar la dirección que llevaba y salirme hacia ese claro que se ve junto a los pinos. Comienza una dura subida por el bosque ya sin ningún rastro ni huella.

cimas auxiliares ARALAR-15
Importante este punto para abandonar la senda

 

Empieza lo duro y la pendiente se acentua. La nieve por estos parajes está virgen y polvo, lo que hacen que me tenga que esforzar al máximo para poder dar un paso. Aún con las raquetas puestas me hundo casi hasta la rodilla. Cada paso es un duro esfuerzo que debo hacer. Pero continúo…

cimas auxiliares ARALAR-16
Mis huellas rompen el tapiz inmaculado

 

Estoy atravesando un precioso hayedo ahora desnudo. Aprovecho los momentos de descanso para volver a retratar elementos naturales que se me cruzan en el camino.

cimas auxiliares ARALAR-17
Curiosidades de la Naturaleza

 

Voy notando la dureza de las condiciones según avanzo y me doy cuenta de que el plan de hacer las 20 cimas será misión imposible. En estas condiciones de la nieve y teniendo que abrir huella, tendré que ir improvisando la ruta sobre la marcha. Aunque no conozco la mayoría de las cimas, sé de la dificultad del terreno por el que me muevo. Cualquier atisbo de cansancio será el aviso para darme la vuelta y volver al punto de incio.
Pero de momento me voy hacia la primera cima del día que ya la tengo bien cerca. Aunque muy a mi pesar, tendré que buscarme la forma de atacarla ya que de frente será imposible superar ese cortado.

cimas auxiliares ARALAR-62
Última rampa hacia la cima de Oiarbide

 

OIARBIDE (1.194 m.), primera cima del día. No dispone de grandes vistas al encontrarse rodeada de hayas. Pero un claro hacia el sureste deja ver al poderoso Beriain con su preciosa estampa invernal.
Llevo 55 minutos de ruta para alcanzar esta primera cima.

cimas auxiliares ARALAR-63
OIARBIDE

 

Rápidamente abandono la cumbre e inicio un suave descenso que me lleva por la cresta noreste. Tengo que buscar un paso cómodo para atravesar la muralla que forma la cumbre de Oiarbide. Una vez localizado me encuentro con unas huellas que parecen dirigirse en la misma dirección en la que voy. Según el gps parece que estoy sobre una pista, pero la espesa capa de nieve me impiden confirmarlo.

cimas auxiliares ARALAR-18
Resuelto el misterio de las huellas. Solitarias pottokas en un rudo ambiente

 

No me canso de retratar este maravilloso paisaje. Voy avanzando pero lentamente.

cimas auxiliares ARALAR-19
El día es perfecto para fotografiar

 

Llego a un punto donde debo abandonar la pista por la que transito. Necesito encontrar un sendero que se desliza entre las dolinas buscando el paso más cómodo. Comienza la subida en busca de la siguiente cima.
A medida que cojo altura se me van abriendo las vistas.

cimas auxiliares ARALAR-20
Artxueta destacando hacia el sur

 

Me es difícil buscar el mejor camino a causa del espesor de la nieve que todo lo cubre. La intuición me hace seguir las huellas de algún animalito que seguro que me llevarán por el buen camino.
Estoy atravesando un terreno complicado en el que no seguir por el buen sendero podría significar dar rodeos inútiles en un continuo sube y baja por las dolinas.

cimas auxiliares ARALAR-21
Confío en las huellas que me llevarán por el buen camino

 

A pesar de que el camino no es nada claro, la anchura entre los árboles me transfiere confianza de que voy en el buen sendero.
Por esta zona nunca he transitado y me parece bastante salvaje.

cimas auxiliares ARALAR-22
Paisaje de postal nuevamente

 

La pendiente va aumentando según me voy acercando a la zona superior. Entro en un terreno en el que las rocas y los troncos caídos unidos a la nieve, hacen que me sea muy dificultoso progresar. Como puedo voy avanzando hasta dar con la segunda cima del día, BELOKIGAIN (1.245 m.).
He tardado 1:45 horas en recorrer estos primeros 4 kms de ruta.

cimas auxiliares ARALAR-2
Vistas desde la cima de BELOKIGAIN, también llamada Putretoki

 

Es una buena atalaya a la que asomarse. Me ofrece buenas panorámicas sobre lo que me rodea.

cimas auxiliares ARALAR-23
Borda de Beloki

 

cimas auxiliares ARALAR-24
TTUTTURRE  destaca a lo lejos 

 

No me puedo entretener mucho rato y debo continuar. Primero atravesaré ese bosquecillo de hayas. Me mantengo por la cresta que une Belokigain con Beloki, que lo veo allí al fondo.

cimas auxiliares ARALAR-25
Beloki lo tengo a tiro

 

Cualquier rincón, como esta dolina, es motivo que hace que detenga mi marcha para contemplarlo.

cimas auxiliares ARALAR-26
Estampas típicamente invernales

 

cimas auxiliares ARALAR-27
Beloki cada vez más cerca

 

Accedo a la arista este final de Beloki. Lo que parecía que iba a ser un paseo hacia la cima se va convirtiendo en una pequeña odisea. El aire me azota con fuerza en este tramo. Este viento ha provocado que la arista sea un ventisquero contínuo en el que me hundo casi hasta la cintura. Intento desviarme hacia la ladera norte donde no hay tanta nieve.
Y de esta forma, con bastante esfuerzo y en poco más de 2 horas, llego a la tercera cumbre, BELOKI (1.276 m.). Será la única de las cimas que haga hoy que ya he visitado con anterioridad en varias ocasiones.

cimas auxiliares ARALAR-28
Buzón del Beloki

 

cimas auxiliares ARALAR-3
Vistas desde la cima de BELOKI

 

Fijo la vista en los siguientes objetivos. Primero tendré que descender por la pala norte de Beloki hacia las cercanías del collado Urdangoene.

cimas auxiliares ARALAR-29
Txorrotxeta y Txameni en primer plano. A la derecha asoma Desaomendi Txiki al que hoy ya no me acercaré

 

En los barrancos que surcan esta ladera norte de Beloki, el viento ha ido acumulando la nieve y ha esculpido unas curiosas cornisas.

cimas auxiliares ARALAR-30
Esculturas naturales

 

El descenso es corto y bastante sencillo. El viento ha barrido cantidad de nieve y puedo caminar con más facilidad. Ésto me supone un descanso después de los duros inicios que llevo de ruta.

cimas auxiliares ARALAR-31
Ladera norte de Beloki

 

En pocos minutos llego a la altura del collado de Urdangoene (1.193 m.), punto clave en el acceso a los prados de altura. Este collado separa Beloki del cordal Txorrotxeta-Txameni.

cimas auxiliares ARALAR-32
Beriain desde el collado de Urdangoene

 

Comienzo el ascenso hacia el cordal. Este espino albar me regala una bonita imagen.

cimas auxiliares ARALAR-33

 

Mientras avanzo por el cordal me llaman la atención estos curiosos bloques en la cara sur de Txorrotxeta.

cimas auxiliares ARALAR-34
Conglomerados enormes

 

Se me hace fácil caminar ahora por este tramo. No hay mucha nieve y aprovecho la huella dejada por esos tres montañeros que me preceden.
La cima está ahí mismo y me dirijo presto.
De esta forma alcanzó la 4ª cima de la jornada. TXORROTXETA (1.273 m.)

cimas auxiliares ARALAR-35
Llegando a Txorrotxeta

 

Una vez en la cima es buen momento para alimentarme y tomarme un caldito. Llevo ya unas 2:30 horas de marcha y un descanso no me vendrá mal.
Las vistas desde la cumbre son espectaculares, abriéndose una panorámica de 360º

cimas auxiliares ARALAR-4
Excelente vista desde Txorrotxeta

 

No es una cumbre muy visitada ni tiene mucho nombre, a la sombra del poderoso Txameni. Pero a mí me parece una cima muy bonita. Es un lugar ideal para tomarse un relax y disfrutar de lo que nos rodea.
Pero mi aventura sigue. Ahora me dirijo hacia Txameni que no está muy lejano. Aunque no puedo olvidarme de lo que va quedando a mi espalda.

cimas auxiliares ARALAR-5
Beloki y Txorrotxeta con el Pirineo como telón de fondo

 

Txameni aparece ya cercano, aunque no exento de dificultades. El tramo final de cresta me complicará la existencia. No aprecio ningún sendero claro con la nieve, y las raquetas no son el mejor medio para progresar. El lapiaz domina esta parte de la montaña y los árboles llegan hasta la misma cima.
Todo este cóctel hace que tenga que pelear más de la cuenta para ganarme su cima.

cimas auxiliares ARALAR-36
Complicada arista hasta Txameni

 

Mientras avanzo aprovecho nuevamente los elementos naturales que se asemejan a estatuas.

cimas auxiliares ARALAR-37
Monstruos invernales

 

Después de la dura pelea para dar con el trazado más amable, por fin me planto en la que será mi 5ª cumbre. Además, será la más alta de las que hoy pisaré, a parte de ser posiblemente la más conocida.
He llegado a TXAMENI o TXEMIÑE (1.299 m.)

cimas auxiliares ARALAR-38
Atalaya de TXAMENI

 

Al igual que desde Txorrotxeta las vistas son inigualables pero quizás algo más reducidas hacia el oeste. El entramado del hayedo dificulta la panorámica hacia esa zona. De momento, hacia el norte dirijo la mirada para ver lo que se “cuece” por los prados de Unaga.

cimas auxiliares ARALAR-39
Redil junto a Unagako Potzua

 

Se cumplen ya 3 horas desde que inicié la marcha y sólo llevo 6 kms recorridos. El ritmo es muy bajo al haber tenido que abrir huella y avanzar sobre la nieve sin transformar. Además, tengo el handicap de que el terreno por el que voy a continuar posiblemente sea el más complicado.
Para descender de Txameni no lo veo sencillo ni hacia el sur ni continuando la arista hacia el oeste, por lo que me decido bajar de la “muralla” por el norte. Una vez me apeo de ella hago una travesía a media ladera hacia el oeste en busca de un paso abierto en la cresta que me permita pasar a la vertiente sur de la montaña.

cimas auxiliares ARALAR-40
La ventisca ha azotado de norte sobre el hayedo

 

No sin algunas dudas consigo dar con el paso. Es una especie de collado que se forma en la cresta occidental de Txameni. Desde él puedo distinguir los dos próximos objetivos, Ipuzmeaka y Eurlatz.

cimas auxiliares ARALAR-41
Ipuzmeaka y Eurlatz ocultos entre el bosque

 

Emprendo un suave descenso por una vaguada virgen. En bajada no me importa para nada hundirme en el manto blanco, es una gozada y lo voy disfrutando.

cimas auxiliares ARALAR-42
Mis huellas, testigos de la marcha

 

Un poco más abajo veo una borda junto a la que pasaré. Es otra buena referencia para buscar el collado de Ipuzmeaka.

cimas auxiliares ARALAR-43
Majada de Txameni


cimas auxiliares ARALAR-44

 

Unos metros más adelante de la borda llego al collado de Ipuzmeaka (1.217 m.), situado bajo el paredón del mismo nombre.
Llevo ya 3 horas y media. Sé que son momentos de ir tomando ya decisiones. Tengo clarísimo que la idea inicial de las 20 cimas la tengo descartada. Debo ir planteando la alternativa pensando en que tengo un duro regreso y cada vez estoy más cansado.

cimas auxiliares ARALAR-45
Hayedo que cubre la ladera norte de Ipuzmeaka

 

Hago una paradita para descansar y comer algo más consistente. La paliza va tomando cuerpo y aún me faltan unas cuantas horas de ruta.
Aprovecho mi descanso junto a un haya para retratar un curioso liquen.

cimas auxiliares ARALAR-46
Lobaria Pulmonaria

 

Con las pilas cargadas reanudo la marcha desde el collado en busca de la brecha que me posibilite el acceso hacia la cima de Ipuzmeaka.

cimas auxiliares ARALAR-47
Brecha de Ipuzmeaka

 

Superada la fisura aún me queda un duro recorrido por delante hasta la cumbre. En esta parte superior y a estas horas la nieve está bastante más pesada. ¡¡ Lo que me faltaba !!
Avanzar es algo penoso entre que me hundo y lo que me van pesando las raquetas. Pero aún así no desespero y con paciencia alcanzo la 6ª cumbre, IPUZMEAKA (1.277 m.). Una cima no muy visitada al carecer de vistas, cubierta completamente de hayas.

cimas auxiliares ARALAR-6
IPUZMEAKA

 

En pocos minutos más me plantaré en la cercana cima de EURLATZ (1.288 m.). Es la 7ª de esta dura jornada. después de 4:20 horas. No me detengo demasiado al carecer de  vistas. Foto y a acometer el descenso que ya tengo ganas.

cimas auxiliares ARALAR-7
Buzón de EURLATZ

 

Me llama la atención encontrar huellas de esquí aquí arriba. Al igual que Ipuzmeaka, éste no suele ser un pico muy visitado. Por lo menos tengo una buena noticia, para el descenso no tendré que romperme mucho la cabeza, me bastará con seguir las huellas que me llevarán hasta la pista principal que viene desde Guardetxe. Aún así, con mantenerme junto a la alambrada que limita el bosque a mi derecha será sencillo dar con el buen camino.

cimas auxiliares ARALAR-48
Las huellas de los esquiadores me muestran el camino de bajada

 

El descenso me reconforta y me anima. Al llegar a la pista vuelvo a reconsiderar la ruta. Tengo un par de cimas cercanas pero considero que si las visito la ruta se me haría un poco corta. Así que decido ir a visitar Haitzegi Gaña.

cimas auxiliares ARALAR-49
Último tramo de descenso antes de llegar a la pista que se dirige a Pagomari

 

Avanzo, ahora sí, con paso ligero por la pisada pista. Este entorno de Pagomari es verdaderamente precioso. Mi objetivo inmediato se sitúa al fondo a la izquierda. ¡¡ Allá voy !!

cimas auxiliares ARALAR-50
Parajes de Pagomari e Intzazelai

 

Caminar por la pista me está suponiendo un verdadero alivio a pesar de que voy en ascenso. La huella que hay me facilita enormemente el avance.

cimas auxiliares ARALAR-51
Preciosas estampas combinando nieve, hayas y bonitos cielos

 

Pero no todo es mirar para adelante. A mi espalda veo por donde he andado hace un momento. Txameni a la izquierda y más cercano, a la derecha, Eurlatz. En primer plano se distingue el muro del parking de Pagomari (actualmente inalcanzable en vehículo).

cimas auxiliares ARALAR-52
Txameni y Eurlatz

 

Recorrido aproximadamente 1 km me encuentro una bifurcación. Es momento de desviarme por la izquierda. Nuevamente me encuentro con terreno casi sin pisar. Simplemente hay unas estrechas huellas de  esquís de fondo y no las quiero estropear. Por lo que me volverá a tocar abrir huella. Uffff!!

cimas auxiliares ARALAR-53
Auténtica “Columbia Navarra”

 

Desde este punto ya diviso la que será mi última cumbre de la ruta. Aunque parece estar cercana, el terreno no me permite afrontarla directamente. Tendré que dar un pequeño rodeo por el oeste en busca de la opción más sencilla.

cimas auxiliares ARALAR-54
Rocosa cima de HAITZEGI GAÑA

 

Un nuevo giro a izquierdas y abandono la pista por la que seguía. Las marcas de esquís también desaparecen. Por delante una dura rampa de 50 metros que irán minando mis fuerzas. El esfuerzo final me lleva hasta la 8ª y última cima, HAITZEGI GAÑA (1.257 m.).

cimas auxiliares ARALAR-8
HAITZEGI GAÑA

 

A estas alturas y después de más de 5 horas de dura travesía, es momento de ir pensando en el regreso. Pero no quiero desandar el último tramo y busco una alternativa. En el mapa veo que 100 metros más abajo y por el sur, transcurre un PR que me podría llevar de vuelta a la pista principal.
Menos mal que está balizado con las marcas blanquiamarillas porque del sendero no hay ni rastro.

cimas auxiliares ARALAR-55
Encuentro con las marcas del PR

 

Este sendero balizado que transcurre por la ladera sur de Haitzegi Gaña es una auténtica gozada. Un contínuo sube y baja por una zona caótica de dolinas y simas. Pero yo sigo abriendo huella y me doy cuenta de que voy ya bastante cansado. Se me hace muy pesado caminar con las raquetas y tanta nieve. Cualquier repecho me deja “muerto”. Será mejor tomármelo con tranquilidad y ánimo.

cimas auxiliares ARALAR-56
Profunda sima

 

El avance cada vez se me hace más penoso y comienzo a plantearme que quizás me he equivocado al elegir este camino de vuelta. Pero no puedo caer en el desánimo y debo continuar por un paisaje precioso. Al rato voy viendo la luz cuando abandono el PR y me topo con la barrera de una pista secundaria. Estoy muy cerca de la pista principal de Guardetxe.
Desde este punto podría ir a por otra cima que tengo cercana, Irutxin. Pero estoy muy cansado y comienzo a tener problemas físicos. Me está molestando mucho el abductor izquierdo y no aguanto ni 5 metros más de cuesta arriba.

cimas auxiliares ARALAR-57
Barrera de la pista secundaria

 

Llegado a la pista ya me relajo. Al caminar por las huellas hechas por los esquiadores y algunos montañeros, puedo avanzar más fácil, sin tanto esfuerzo. Además ya conozco lo que me queda y sé que sólo tendré que descender.

cimas auxiliares ARALAR-58
Pista hacia Guardetxe

 

El cielo se va cubriendo según va avanzando la tarde. Me paro a tomarme otro caldito. Es momento de tomar alguna foto que últimamente apenas he sacado ninguna.

cimas auxiliares ARALAR-59
Más esculturas naturales

 

Estoy apenas a 500 metros de Guardetxe pero no quiero terminar la ruta bajando por la carretera. Conozco una senda que me lleva hasta la pista de las bordas de Bustintza, cercana a los rasos de Albi, a través de un bonito hayedo salpicado de pinos. Además, no tiene pérdida al estar marcado con puntos rojos en algunos troncos.

cimas auxiliares ARALAR-60
Preciosa esta parte de la ruta

 

Pero cuando te encuentras con maravillas como éstas, el cansancio, el frío y todo se te olvidan.
Me llevo un auténtico regalo en forma de fotografía que guardaré con mucho cariño. Posiblemente es la imagen que mejor puede representar a esta fantástica ruta que estoy terminando.

cimas auxiliares ARALAR-9
Otoño e invierno se abrazan entre luces y sombras

 

Y con la satisfacción de este último regalo, me encuentro con el cruce de la pista que tomé al inicio. La ruta va terminando porque ya sé que estoy muy cerca del parking.
Pero no quiero poner punto y final sin hacer una última visita a una maravilla histórica que tengo tan cercana, es el dolmen de Albi.

cimas auxiliares ARALAR-61
Dolmen de Albi

 

Y así concluyo esta dura, cansada y fascinante ruta. No he conseguido mi objetivo inicial de las 20 cimas pero me marcho satisfecho por el esfuerzo realizado. Han sido más de 16 km de raquetada, la mayor parte abriendo huella, y más de 7 horas de ruta. Disfrutando de maravillosos parajes que apenas conocía y a los que seguro que volveré pronto. Espero en primavera poder completar el proyecto pero eso sí… ¡¡ sin nieve !!

 

     

Consultar también

GR-34 DONOSTIA-ARANTZAZU: 2ª Etapa

2ª Etapa: SASKARATE – ORMAIZTEGI (13/Abril/2013)   Después de entrar en calor con la 1ª …

4 comentarios

  1. francisco javier

    Aupa Txemi. Menudo recorrido más chulo que te has pegado,estás fuerte pues la nieve cansa mucho, has disfrutado de un buen día, pregunta. ¿Te has tenido que quitar las raquetas para llegar a la cima de Txameni?.Has sacado unas fotos preciosas. Ha seguir así.
    Un saludo.

    • Kaixo Xabier.
      Una vez más, agradecerte tu comentario y la visita.
      La verdad que la ruta que planteé me encantó, a pesar de haber completado el recorrido previsto. Conocí nuevas zonas de Aralar que no son muy habituales de visitar. La idea que tengo será intentar en primavera hacer el recorrido completo de las 20 cimas jejejejje!!
      Para llegar a Txameni no me quité las raquetas por no perder tiempo. La verdad que el terreno allí arriba es complicado con el lapiaz. Las rocas y las hayas bajas me complicaban mucho el avance y seguramente lo hubiese hecho mejor sin las raquetas puestas 🙁
      Un saludo txapeldun !!

  2. He visto tu post en Mugibili.
    Dicen que el lema de Mugibili es “ideas para moverse”, pero tu post es “pócima para moverse”.
    Hace años esquiaba a menudo, fondo.
    Ahora tengo la rodilla muy tocada y me la cuido en base a mucho pedaleo y poca actividad traumática.
    Ya no me atrevo a esquiar. El fondo no es especialmente malo para la rodilla, pero no me arriesgo a caerme y tener un disgusto.
    Hace tiempo que me estaba pensando probar raquetas, me acabas de meter el gusanillo por completo.
    Ya hay unas raquetas camino de mi casa…
    Eres un ciberdruida del movimiento.

    • Eskerrik asko Mikel, por la visita y el comentario.
      Jajajajjajja ¡¡ uyy lo que me ha llamado!!! 😀 😀
      Me alegro que el reportaje te haya servido de inspiración y te haya removido ese “algo” que tenías. Moverse con las raquetas es una verdadera gozada cuando las condiciones son las ideales. Además, tu rodilla no va a sufrir especialmente, como cuando haces una ruta por la montaña. Otra cosa, como bien dices, es el esquí. Ahí si que tienes que tener cuidado!! Además, me encontré con varios esquiadores haciendo fondo. Esa zona de Aralar es ideal para ello.
      Tu comentario me enorgullece, ya que me doy cuenta de que acabo de cumplir uno de mis objetivos cuando creé esta web. Y que no es otro que animar a la gente a que se mueva y le sirvan mis rutas de inspiración 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *