This page was exported from ¡¡ Caminad Insensatos !! [ http://caminadinsensatos.com ]
Export date: Fri Jun 23 8:26:59 2017 / +0000 GMT

Asomados a los balcones de las Malloas de Aralar




De Barabaibar a Amezketa por los miradores de las Malloas


(17/Mayo/2014)

Recorrer las Malloas de Aralar siempre ha sido un desafío latente que he tenido en mente. Pero hacerlo asomándome a cada uno de sus balcones intermedios es algo más que un reto.
Esta vez la prueba va a ser complicada. Serán necesarias unas condiciones específicas para realizar la ruta en óptimas condiciones. Las fechas ideales serán entre mayo y principios del verano cuando la hierba aún no esté muy alta. Por supuesto que el día tiene que ser claro y sin lluvia. La ruta transcurre en parte por senderos ya casi desaparecidos por lo que el sentido de la orientación también será un factor determinante. Tendremos que tener claro en que momento y por donde podremos abandonar si no queremos meternos en problemas.
Recomendable realizar el recorrido en travesía para disponer del mayor tiempo posible atravesando las entrañas de las Malloas.

En esta ruta trataremos de recorrer las Malloas a media altura. Andaremos entre los 900 y 1000 metros de altitud, donde se han formado una especie de "balcones" o "miradores" a lo largo de todas las Malloas. El propósito es unir estos balcones utilizando senderos actuales y otros antiguos ya casi desaparecidos. Atravesaremos zonas muy empinadas donde la hierba nos puede hacer resbalar por lo que extremaremos nuestra atención.

Se trata, sin duda alguna, de un recorrido inédito y que nos dejará plenamente satisfechos de habernos adentrado en el corazón de las Malloas, descubriendo secretos apenas perceptibles desde otros lugares. Cada recodo del camino nos transportará a épocas pasadas donde se sucedían historias que sólo las Malloas nos podrían contar. La sensación de asomarnos a cada balcón será única y además nos veremos recompensados por las excelentes vistas que obtendremos.

NOTA


Si queréis consultar otra visión de esta ruta, Joana ha preparado un excelente artículo para la revista Pyrenaica. Tal es así que fue publicado en el Nº 258 (1º de 2015)
http://www.nacisteconalas.es/las-dos-caras-de-las-malloas-revista-pyrenaica/

 

Ruta


Inciamos la ruta desde la antena de Izarrite en la localidad navarra de Baraibar. Tras unos primeros momentos por una cómoda pista llegaremos a la altura de una borda de cazadores donde atravesaremos la alambrada que dará inicio a nuestra travesía por las Malloas. Se trata de una travesía a media altura en la que uniremos los diferentes salientes, que a modo de balcones, se han formado en este tramo intermedio de las Malloas. Uno a uno iremos pasando por los balcones (Luzaingo Gañe, Baakaigañe, Muñabiur, Larrauste, Asteasu, Basaun, Aizpillagako Malkorra, Aloixagañe, Aiskarate, Puntaluxe, Atxitxagako Haitze). La salida final a este recorrido la hacemos por un paso apenas perceptible llamado Sorronetako Ataka.
Para terminar esta apasionante aventura nos dirigimos hasta la localidad guipuzcoana de Amezketa donde nos espera nuestra furgoneta para descansar y una más que merecida cena.

 

Mapa


mapa balcones de las Malloas

Panorámica Balcones de las Malloas

Datos según gps


Distancia: 20 kms
Desnivel: + 1050 metros ,   - 1650 metros
Tiempo: 8:40 horas (sin paradas)
Tipo ruta: travesía


perfil Balcones de las Malloas

 

Reportaje


Izarrite
Iniciamos esta aventura desde la antena de Izarrite (900) en el pueblo navarro de Baraibar. Una carretera hormigonada nos conduce hasta este lugar donde aparcamos nuestro vehículo en la zona asfaltada junto a la caseta.

00 Izarrite AMPL

Los primeros pasos los damos con la incertidumbre de la meteo que tenemos. De momento avanzamos entre la niebla que no nos deja ver gran parte de la ruta que nos espera. Son unos primeros momentos en los cuales empezamos a tomar decisiones que deberán ser concluyentes en nuestra tarea. Decidimos ir avanzando poco a poco hasta el primer balcón que no está muy lejos. Si la climatología no cambia será el momento de volverse e intentarlo otro día. Tenemos muy claro que esta ruta sólo se puede hacer con un tiempo muy estable y no es precisamente éso lo que tenemos.
Nada más salir tenemos a la vista la borda Dendarinea (877) junto a la que pasaremos.

balcones MALLOAS 01

El transitar es tranquilo por la pista que no tiene pérdida. En pocos minutos y sin darnos cuenta pasamos junto al cartel que nos indica el cercano paso de Beluta (918). Éste es el acceso a esta parte de las Malloas Orientales subiendo desde Errazkin .
En pocos metros, y tras un suave ascenso, divisamos una borda de cazadores (928). Sin llegar a ella y hacia nuestra derecha veremos la alambrada por la que tenemos que pasar. En estos primeros 20 minutos que llevamos de ruta parece que la niebla va levantando  y ya aparecen a lo lejos los primeros balcones a los que nos vamos a asomar. Al fondo el valle de Araitz permanecerá omnipresente acompañándonos en nuestro caminar.
Para cruzar la alambrada disponemos de una piedra en el suelo que nos ayudará a saltar la valla. Es el comienzo de esta apasionante aventura. Nos sentimos como dos exploradores que inician un nuevo proyecto.

balcones MALLOAS 02

 

LUZAINGO GAÑE: 1er balcón


01 Luzaingo-Gañe

Parece que ya no hay vuelta a atrás, y definitivamente, nos lanzamos a la aventura. Nos introducimos en el hayedo por un tímido sendero que por momentos no es nada claro. Vamos colgados sobre la pared aunque la sensación de vacío no es muy alta al estar el bosque cubierto de vegetación. Es una maravilla moverse por estos parajes. Por supuesto que el silencio y la soledad nos acompañan en nuestro caminar.

balcones MALLOAS 03

Por el momento vamos manteniendo la altitud sobre los 900 metros pero comienza un suave ascenso que nos llevará en zigzag hacia Pagoako Ataka (1060). Hemos salido del hayedo y estamos en otro paso clave hacia las praderas superiores de Etzantza.
Desde este punto divisamos nuestro primer objetivo. Tendremos que bajar campo a través entre la tupida hierba y por una empinada ladera, hasta alcanzar el balcón situado un centenar de metros más abajo.

balcones MALLOAS 04
Al final de la pradera se puede percibir la singular piedra rectangular


Llegamos a Luzaingo Gañe (946). Primer mirador que nos ofrece unas bellas panorámicas hacia parte de las Malloas y hacia el valle. Por las referencias y datos que llevamos sabemos que estamos en el lugar correcto al reconocer una curiosa piedra que preside este balcón.

01 Luzaingo Gañe AMPL

balcones MALLOAS 05

Si nos asomamos podemos contemplar varios metros más abajo uno de los machones que sujetaban el cable metálico que llegaba hasta Errazkin. Este cable era utilizado para descolgar los fardos de hierba que recogían  en estas alturas. Es el machón de Basaintokiko Malkorra.

balcones MALLOAS 06

 

BAAKAIGAÑE: 2º balcón


02 Baakaigañe

Tras la breve pausa para disfrutar de la vista que tenemos, una vez que ha levantado definitivamente la niebla, continuamos el progreso en busca de otro nuevo balcón. Tomamos dirección oeste y caminamos por los pastizales de Zotz-Luzeak.

balcones MALLOAS 07
Avanzando entre la hierba alta pero en terreno cómodo. Vista atrás hacia el inicio de la ruta


En suave ascenso proseguimos la marcha por sendero visible. A la derecha asoma el promontorio de Axkarateko Malkorra (947 m.). Aunque es otro espectacular mirador, no entra en nuestra ruta al descolgarse hacia el vacío del valle.

balcones MALLOAS 08

Nuestro itinerario se dirige hacia el altozano de Baakaigañe (1.008). Es nuestro segundo balcón al que nos asomamos gustosamente.

02 Baakaigañe AMPL

balcones MALLOAS 09

 

MUÑABIUR: 3er balcón


03 Muñabiur

Bien!! Ya hemos roto el hielo y nos hemos metido en faena. Poco a poco van cayendo ya varios miradores y el reto se presenta posible. Pero también es verdad que estamos pasando por la zona más "cómoda" de toda la travesía.
Salidos de Baakaigañe, tenemos bien cerca nuestro siguiente objetivo. Sin apenas perder altura y por un sendero ya marcado, vamos recorriendo a media ladera de los picos Subizelai Gañe y Uarrain. Como única referencia de que vamos por el sendero correcto encontraremos un espino blanco solitario y un poco más adelante, atravesado un pequeño barranco, la fuente de Estanga. En esta época del año la fuente está completamente seca, y tan sólo unas pocas "grasillas" nos advierten de su presencia.  Durante esta travesía será importante llevar una buena provisión de agua puesto que en estas fechas la mayoría de los riachuelos por los que pasaremos los vamos a encontrar secos.

balcones MALLOAS 10
Vista atrás del balcón de Baakaigañe


Y en pocos minutos llegamos a Muñabiur (1034). Estamos en un balcón formado en la falda que se desprende del Alborta  por el cual transcurre la senda que sube desde Intza. Curiosamente nos acabamos de cruzar con un grupo de 4 personas que se dirigen hacia el collado Abategañe, ¡¡ serán los únicos humanos que veremos hasta que finalizemos la travesía !!
Por delante la inmensidad de las Malloas hace que de vez en cuando nos sobrecojamos y analizemos lo que estamos haciendo.

03 Muñabiur AMPL

balcones MALLOAS 11

 

LARRAUSTE: 4º balcón


04 Larrauste

Sin perder ritmo continuamos con nuestra ruta para buscar el próximo mirador. Lo tenemos aparentemente cerca y a la vista. No nos dejamos seducir por el camino que llevaba el grupete y que nos conduciría hacia las cimas de Alborta y Ttutturre. Continuamos por un sendero que flanquea la ladera norte de Ttutturre y que llega en pocos minutos hasta la fuente de Abate. Una vez más ésta también está seca.

balcones MALLOAS 12
Transitamos por senderos de ganado que van faldeando hacia el oeste. El disfrute hasta el momento es total. No nos está resultando nada complicado seguir la ruta con éxito. La incertidumbre va desapareciendo aunque sabemos que no debemos relajarnos. Todavía no hemos llegado ni a la mitad de la ruta y a partir del próximo mirador el tema será un poco más complicado.
De momento nos detenemos de vez en cuando para disfrutar de la panorámica que se nos ofrece desde esta parte de la ruta. El valle de Araitz con sus desperdigados pueblecitos a nuestros pies.

balcones MALLOAS 13

Sorteamos una nueva erreka que también está sin agua. Tenemos cerca el siguiente mirador pero antes nos adentramos en una bonita zona entre las hayas y la espesura de la hierba que por aquí aparece bastante alta.

balcones MALLOAS 14

Larrauste (1036) es nuestro nuevo balcón al que nos asomaremos. En realidad se trata de un contrafuerte que baja de la ladera norte de Ttutturre. Se presenta a modo de proa dominando el valle. Poco a poco vamos transitando por estos singulares balcones de las Malloas que le confieren un perfil característico.

04-Larrauste_AMPL

Es momento de detenerse y dejar volar los sentimientos y los pensamientos. Sabemos que estamos en lugares en los que se ha movido muy poca gente y la visión de los paredones de las  Malloas desde estos puntos es "diferente". El espectáculo es total y vamos encantados y muy a gusto.

balcones MALLOAS 15

 

ASTEASU: 5º balcón


05-Asteasu

Reanudamos la marcha tomando ahora dirección hacia el collado de Illobi, otro paso para acceder a la zona alta de las Malloas. Sería una buena vía de escape en caso de complicaciones.
Sobrepasamos la fuente de Larrauste al poco de abandonar el balcón. El sendero desde este momento ya no es nada claro y se trata de buscar la mejor opción sin perder altura. En un principio nos dirigimos hacia una zona cubierta de hayas en las que la pendiente empieza a ser bastante fuerte. Hay que andar con pies de plomo y buscando el trayecto más idóneo para poder avanzar.

balcones MALLOAS 16

Estamos en una zona conflictiva donde los senderos apenas se perciben. La información que traemos sobre el itinerario nos dice que tenemos que llegar a un cruce llamado Eginurruna situado a una altitud de 1070 metros. Poco a poco y con calma vamos ascendiendo por donde mejor se puede hasta dar con el punto correcto. Hemos llegado a la bifurcación de  Eginurruna (1070). Un cierto sentimiento de alivio nos invade al dar con el cruce adecuado. Un hito y el altímetro nos confirman nuestra correcta situación. Si continuásemos en ascenso llegaríamos hasta el collado de Illobi pero esa no es nuestra ruta. Nos vamos a desviar hacia la derecha.
Vamos descendiendo por restos de una senda muy difuminada que cada vez se va haciendo más clara. Estamos en Iribidea ("camino de bueyes") que nos sorprende por su amplitud, más bien parece una pista. Nos causa mucha extrañeza encontrar un sendero tan ancho y que no sea utilizado. En realidad se trata de un antiguo trazado que se utilizaba para facilitar el transporte mediante bueyes de la madera después de la tala de troncos.

balcones MALLOAS 17

¡¡ Cómo ha cambiado el paisaje en los últimos momentos!! Hemos pasado de agradables praderas a frondosos bosques en los que cuesta mucho adivinar la senda a seguir. Pero nosotros seguimos en nuestro empeño y nos animamos al ver que vamos avanzando en nuestro propósito. Seguimos moviéndonos a unos 1050 metros de altitud y de vez en cuando el bosque nos da una pequeña tregua para mostrarnos la belleza que nos rodea.

balcones MALLOAS 18
El balcón de Asteasu será el próximo que visitaremos. Parece estar cerca pero las dificultades en este tramo de la ruta harán que no sea tan fácil alcanzarlo


Salidos del bosque y terminado el claro sendero ya divisamos el siguiente balcón. Nos movemos por terrenos muy empinados y en los que no es fácil avanzar. La vista atrás de esta última parte del recorrido nos da una idea clara del terreno tan complicado por el que nos hemos movido. El anterior mirador de Larrauste parece cercano pero nos ha costado llegar hasta aquí.

balcones MALLOAS 19

Salimos, por fin, a terreno despejado para alcanzar pronto el balcón conocido como Asteasu o Astasoro (1050). Estamos casi a mitad de ruta y es un buen momento para tomarse un descanso. Comemos y bebemos algo y nos dedicamos a visualizar y estudiar el terreno que aún nos queda por delante.

05-Asteasu_AMPL

Este mirador es bien reconocible desde la lejanía al echar un vistazo a las Malloas. Me acuerdo de esa imagen tan clara que tenemos desde el mirador de la autovía A-15 en la que se distingue perfectamente.
Estamos en un punto importante en el que el abandono podría ser complicado si no se tiene muy claro por dónde hacerlo. Hacia arriba la opción sería desandar nuestros pasos para salir, o bien por el collado de Illobi, o volviendo hacia Larrauste para poder descender hacia el valle. La escapada desde Asteasu hasta el valle se complica bastante al estar rodeados de profundos barrancos por los que hay que saber muy bien como moverse.
Pero afortunadamente, el día se va aclarando y el tiempo ya no nos preocupa tanto. Vamos bien de ganas y de fuerzas pero hay que ir con la cabeza fría y tratando de seguir las referencias que nos hemos marcado.
balcones MALLOAS 20

La belleza de esta parte central y occidental de las Malloas es asombrosa. Dan ganas de quedarse aquí tirado y no continuar.

balcones MALLOAS 21

Es momento también de tener un bello recuerdo fotográfico personal de esta apasionante ruta. Bajo los murallones de Kurutzeaga disfrutamos de la soledad y la tranquilad que en estos momentos se respiran en estos parajes. Qué diferentes estos instantes de aquellos que las gentes de estos valles vivirían cuando se movían por estas zonas en busca de materia prima que les ayudara a ganarse la vida.

balcones MALLOAS 22

 

BASAUN: 6º balcón


06 Basaun

Tras la pausa y el descanso es momento de continuar. Por delante sabemos que nos esperan los tramos más complicados y difusos. Para alcanzar el siguiente mirador tendremos que atravesar varios barrancos en los cuales los caminos y sendas están desaparecidos. Trataremos de mantenernos a una altitud de 950 metros evitando acercarnos a los salientes rocosos que asomarán a nuestra derecha.
Con las dudas y la incertidumbre iniciamos un descenso, campo a través entre la hierba, en dirección oeste tratando de encontrar la entrada precisa a esa zona de barrancos.

balcones MALLOAS 23

Tras unos instantes un poco confusos por ese terreno tan complicado damos con la entrada hacia el barranco. Un tímido sendero nos introduce hacia la torrentera de Asteasu Erreka (950) que baja de los murallones de Kurutzeaga.

balcones MALLOAS 24

Avanzamos con cautela y sin perder altura por este terreno tan inhóspito. Vamos atravesando diferentes barrancos en los cuales, a veces, se nos hace difícil avanzar. Son zonas muy empinadas y restos de aludes con enormes troncos y barro han dejado el camino casi intransitable. Tenemos que esforzarnos para superar los obstáculos que se nos presentan.

balcones MALLOAS 25

Pero estas dificultades son la salsa de la travesía. ¡¡ Sabíamos que todo no iba a ser fácil !! A pesar de todo, no perdemos la calma y seguimos concentrados en no perder ni ganar altura. En esta última erreka baja un hilillo de agua que podríamos utilizar para hidratarnos pero realmente no nos hace falta, llevamos bastante agua encima y además la temperatura es excelente.
Uno a uno vamos dando cuenta de los barrancos sin entretenernos demasiado. En esta zona se pueda localizar el manantial de Arbeltze pero eso exige desviarse de la ruta por terreno complicado. ¡¡ Nosotros a lo nuestro que bastante es !!

balcones MALLOAS 26

Son momentos de concentración máxima en los que no podemos despistarnos. Aunque a veces tenemos dudas de por donde continuar. Por fin conseguimos salir de la zona de barrancos y el bosque se abre. Desde luego el panorama que tenemos por delante da bastante respeto. La frondosidad de las hayas y de la hierba, unido a la ausencia casi total de sendero hacen casi caer en el desánimo. Pero, aún a costa de todo, tenemos que continuar buscándonos los pasos más cómodos.

balcones MALLOAS 27

Estamos atravesando las laderas más empinadas hasta el momento. Nuestros tobillos están pasando una dura prueba al caminar por esta zona. Muy recomendable llevar la bota alta para que no sufran en exceso. Joana no lo tuvo en cuenta y después de este tramo le pasó factura.
También nos damos cuenta de la importancia de las fechas y de la altura de la hierba. Todavía no está muy alta y se puede avanzar con relativa facilidad. Seguramente en pocas semanas esta zona parecerá una jungla en la que será muy difícil moverse. Otra pega que podríamos encontrar en este tramo sería encontrarnos con la hierba húmeda que haría que nos resbalásemos, con el consiguiente peligro que tendría una caída en una zona tan empinada.
En la siguiente foto se le puede ver a Joana "peleando" como una jabata contra todas las dificultades que he comentado.

balcones MALLOAS 28

Pero todo tiene un final y, afortunadamente, conseguimos ver unas hayas solitarias junto a una campa que anuncian ya próximo nuestro siguiente balcón. Consigo llegar a la pradera de Basaun (960) y por fin me relajo un poco. Sé que estoy en el punto correcto al comprobar como tiene la pradera una forma triangular característica.

06 Basaun AMPL

Aprovecho, mientras espero a Joana, para echar un vistazo hacia adelante. La vista es soberbia de este enclave. Las Malloas cada vez se van haciendo más cortas y Balerdi parece estar ya cerca, aunque veremos que todavía falta mucho por pelear.

balcones MALLOAS 29

 

AIZPILLAGAKO MALKORRA: 7º balcón


07-Aizpillagako-Malkorra

Nos encontramos en un cruce de caminos, que curiosamente no los conseguimos ver por ningún lado. La hierba por aquí lo ha invadido todo anulando cualquier resto de senda.
Si continuamos con la lógica que llevamos hasta ahora tendríamos que continuar, nuevamente hacia el oeste, sin perder altura hacia un nuevo balcón. Ésto significaría adentrarse en un terreno muy muy complicado, y seguramente nos meteríamos en problemas que harían desistir de este intento, además de hacer que perdamos mucho tiempo en la búsqueda de la ruta correcta. La información que traemos nos recomienda subir hacia el frondoso hayedo de Aizpillagako Lantegie.
Cambiamos totalmente de dirección hacia el suroeste, para iniciar una fuerte subida hasta los 1020 m aproximadamente. En este punto nos introducimos en el bosque.

balcones MALLOAS 30
Se puede ver perfectamente la forma triangular de la pradera Basaun


Una vez en él sentimos alivio al comprobar como podemos caminar más fácilmente que por la zona de hierba inclinada. ¡¡ Cómo ha cambiado el paisaje en pocos minutos !! Estamos ahora mismo sumergidos en el típico hayedo de Aralar, con sus preciosas hayas, sus hojas cubriendo el suelo, y esas rocas calizas tan típicas cubiertas de musgo.

balcones MALLOAS 31

Iniciamos una fuerte subida por el hayedo sin ninguna referencia clara. Trataremos de seguir en la misma dirección hasta llegar a unos 1120 metros donde buscaremos la referencia de dos txondor plaza (" terreno donde se preparaban las carboneras "). Una vez que damos con ellas nos llama la atención un hito que hay presente en una de ellas. Con el alivio que uno siente al saber que está en el punto correcto proseguimos pero esta vez cambiando totalmente de dirección. Giraremos 90º hacia el oeste en una travesía horizontal por esta zona repleta de antiguas carboneras. Puedo imaginarme la actividad que antaño habría por estos lugares, con el trasiego de las gentes produciendo el carbón que les daría sustento para su vida cotidiana.

Junto a la txondor plaza que nos indica el final de la subida por el hayedo
Junto a la txondor plaza que nos indica el final de la subida por el hayedo


Unos metros más adelante estaremos atentos para encontrar un paso que se abre entre la roca. Será el final del hayedo. Pero en este punto concreto de la travesía cometemos el único error de toda la ruta. El cansancio y las horas empiezan a pasarnos factura y no nos percatamos de leer en las referencias que un nuevo balcón se nos presenta. Hacia nuestra derecha asoma, en lo que es tan sólo un espolón rocoso, un nuevo mirador. Es Aizpillagako Malkorra (1135).  Lo tenemos a una escasa veintena de metros pero nos pasamos de largo preocupados más de encontrar el paso entre el roquedo que marca la salida del bosque. Y lo curioso de este tema es que ¡¡ encima le saco la foto !!

07 Aizpillagako Malkorra AMPL

balcones MALLOAS 33

 

ALOIXAGAÑE: 8º balcón


08 Aloixagañe

Pasado de largo el mirador, el bosque finaliza y aparece ante nosotros una característica y reconocible lengua de hierba, Larremear. Volvemos a pasar por un terreno con bastante inclinación antes de llegar a una zona más cómoda. A estas alturas cualquier dificultad se nos hace enorme.

balcones MALLOAS 34

Acomodados en praderas más llevaderas, aprovechamos para echar un vistazo a lo que nos espera hasta finalizar la travesía. Parece que el resto de balcones están cercanos pero nada más lejos de la realidad. Gaintza asoma en primer plano abajo en el valle. Claramente se ve el próximo balcón de Aloixagañe. ¡¡ Vamos a por él !!

balcones MALLOAS 35

Ahora iniciamos un corto y cómodo descenso por la ladera herbosa. Tratamos de encontrar otro punto estratégico llamado Artegieta (1095), situado en un cruce de caminos. Por él pasa la senda que desde Gaintza sube hacia las Malloas. No nos cuesta demasiado dar con este lugar que para nosotros es conocido de cuando subimos hace unos años a Irumugarrieta desde Gaintza. Varios hitos nos reclamarán la atención en este desvío para conducirnos hacia el bosque.

balcones MALLOAS 36

Por esta típica senda penetramos en el bosque. Iniciamos una subida que nos conduce hacia el collado de Baratzail. Este tramo conocido hace que volvamos a disfrutar de la ruta como se merece después de haber pasado momentos tensos por los barrancos. Con claro sabor montañero, el sendero por el que ascendemos es una auténtica maravilla. El fuerte ascenso terminará hacia los 1140 metros de altitud. A partir de ese punto realizamos una bonita travesía horizontal que nos dirige hacia el noroeste.

balcones MALLOAS 37

A la salida del bosque llegaremos a un zigzag que ganará la fuerte pendiente bajo los cortados de Aldaon. El collado Baratzail está cercano pero no tendremos que llegar hasta él.

balcones MALLOAS 38

Al llegar a la cota 1250 es momento de abandonar el camino. Se nos presenta hacia nuestra derecha lo que parecen restos de una senda casi inapreciable. Con la mirada seguimos la trayectoria que toma, viendo que se dirige hacia uno de los contrafuertes que se descuelgan de Aldaon. Al principio tenemos dudas de si por ahí pasará nuestro itinerario, al ver que apenas hay sendero y parece un poco peligroso el paso por esa zona.

balcones MALLOAS 39

Si nos hemos equivocado puede que nuestra travesía finalice en este conflictivo punto. Si este tramo se presenta difícil no quiero ni pensar cómo hubiese sido el tramo "natural" que hemos dejado desde Basaun.
Pero armados de curiosidad avanzamos hacia el cortado hasta pasarlo sin ninguna dificultad. Quizás la cabeza y el cansancio a estas alturas de ruta nos hallan jugado una mala pasada, y nos parecía mucho más peligroso el paso. Una vez doblado el espolón rocoso nos relajamos un poco echando la vista atrás para divisar estos últimos balcones a los que nos hemos asomado.

balcones MALLOAS 40

Con nuevas dudas sobre la continuidad de algún tipo de senda reanudamos la marcha. Hay algún rastro pero bien podrían ser caminos utilizados por los animales para moverse por estas latitudes. Vamos en descenso y con mucho cuidado. Nos encontramos en la vertiente norte de la montaña, en un precioso hayedo. La humedad es patente en cada roca que pisamos con la incertidumbre de saber si vamos a resbalar. La trocha por momentos aparece y desaparece haciendo que tengamos que agudizar todos los sentidos para mantenernos firmes en el " buen camino ".
Increíblemente esta senda, conocida como Aangoriko Aldapa, era utilizada antiguamente por los pastores para acceder a la parte alta de las Malloas. Bien es cierto que principalmente la utilizaban de subida, al contrario de como vamos nosotros. Tan concentrados estamos intentando seguir la trocha que no somos consciente de por dónde andamos. Sumergidos en un profundo hayedo, a nuestra derecha los cortados se suceden uno tras otro por una zona realmente salvaje y complicada.

balcones MALLOAS 41

Quizás pensábamos que las dificultades se habían terminado al pasar por los barrancos que nos llevaron hasta el mirador de Basaun, pero ¡¡ qué equivocados estábamos !! Una vez pasada la experiencia me atrevo a decir que Aangoriko Aldapa es, sin duda alguna, la parte más complicada y difícil de toda esta apasionante travesía de las Malloas.
La tensión con la que estamos afrontando este tramo hacen que me olvide de sacar fotos hasta no llegar a algún punto de referencia que nos sitúe correctamente. Sabemos que la vuelta atrás desde aquí podría ser bastante complicada y larga, por lo que continuamos concentrados en el trayecto. Y por fin llegamos a la altura de la canal de Egurbea (1150). ¡¡ Ahora sí !! parece que vamos bien aunque nos ha costado bastante este último tramo por el bosque. Cruzar esta canal de hierba y piedras no se nos hace nada sencillo. Buscamos el mejor punto para atravesar la empinadísima ladera que nos llevarían hasta el fondo del valle en caso de caída. Son pasos peligrosos que hay que realizarlos muy seguros y con decisión.

balcones MALLOAS 42
El cansancio, debido a la tensión y a la incertidumbre que llevamos continuamente, lo empezamos a notar claramente. Además, vamos con el agravante de que a Joana le están molestando muchísimo los tobillos después de los tramos tan delicados por la hierba. Caminar por este "ambiente" no es nada cómodo y cada vez nos cuesta más avanzar. Pero somos conscientes de que tenemos que salir de aquí aunque estamos tardando mucho tiempo en pasarlo.
Pasada la canal se nos abre un pequeño claro en el bosque que nos llega como un rayo de esperanza, y ya podemos divisar el balcón de Aloixagañe al que nos dirigimos.

balcones MALLOAS 43

Pero todavía la tarea no está acabada, aún tendremos que pasar otras canales o torrenteras que nos pondrán en dificultades. Llegamos hasta el torrente de Urandita (1120) y nuevamente llegan más dificultades. A pesar de ser en estos momentos una erreka seca, parece que los aludes del invierno han barrido cualquier rastro de sendero que facilite el paso. Nos tenemos que buscar la vida para atravesar el barranco de la forma más cómoda posible. Vuelven a ser momentos de máxima tensión en un lugar muy empinado y expuesto, ¡¡ Ufffff !!
Pasado lo peor avanzamos, ahora sí entre, la hierba y sin tanta pendiente. Vamos descendiendo por unas especie de terrazas herbosas atravesando los dos últimos barrancos más sencillos que los anteriores. Manteniendo la altitud llegamos a una especie de loma que nos coloca en terreno ya mucho menos exigente y seguro.
Parece que las mayores dificultades ya las hemos pasado y ahora vemos las cosas de otra manera. Nos tomaremos un largo descanso porque vamos todavía con tiempo, y no me puedo resistir de ver " a toro pasado " el tramo que acabamos de pasar con tantas penurias.

balcones MALLOAS 44

Por fin la alegría y la ilusión vuelven a nuestras caras al llegar al balcón de Aloixagañe (1.040). Posiblemente sea el mirador más grande y representativo de esta travesía. Asentado sobre un enorme cortado llama la atención cuando se ve de frente desde el fondo del valle de Araitz.

08 Aloixagañe AMPL

balcones MALLOAS 45
Llegando al mirador de Aloixagañe


Hacemos otra pausa para asimilar y relajarnos de estos últimos esfuerzos. Asomarse a esta atalaya es una auténtica maravilla. Casi podríamos considerar este mirador como una cima, coronada por unas espectaculares rocas asentadas sobre un gran cortado.

balcones MALLOAS 46

 

AISKARATE: 9º balcón


09 Aiskarate

Con el alivio de ver que lo que nos queda por delante es bastante más sencillo, reanudamos la marcha descendiendo unos metros. En unos metros alcanzaremos el camino principal que sube hacia el portillo de Oako Ataka. En breve nos toparemos con la fuente de Axurdamuño (1012). Curiosamente ésta si que presenta un buen caudal y aprovechamos para refrescarnos y coger algo de agua. Esta fuente es muy conocida y utilizada por los montañeros antes de descender hacia el valle.
El siguiente mirador lo tenemos " a tiro ".

balcones MALLOAS 47

Tranquilos, caminando y disfrutando de estos parajes, vamos avanzando sin prisa. Después del descenso desde la fuente iniciamos una suave subida que nos llevará hasta el famoso machón de Aiskarate (1018). Llamada la atención el buen estado de conservación de éste, y ver que aún mantiene el cable colgado sobre él.

balcones MALLOAS 48

Visitado este curioso ingenio, remontamos la ladera para alcanzar el balcón de Aiskarate (1031). Nuevamente nos asomamos a él y vemos como nuestra travesía por estos balcones de las Malloas va llegando a su fin.

09 Aiskarate AMPL

Pero no nos podemos olvidar de lo que llevamos recorrido. Desde este mirador vemos el machón de Aiskarate unos metros más abajo. En segundo plano el balcón de Aloixagañe del que acabamos de venir. Más atrás se suceden los miradores por los que hemos ido pasando.

balcones MALLOAS 49

 

PUNTALUXE: 10º balcón


10 Puntaluxe

Abandonamos este balcón para dirigirnos hacia una oquedad muy evidente que vemos hacia el oeste. Nos movemos por un paraje conocido como Luotza. En pocos metros pasaremos junto a otro mirador que podríamos considerar como " secundario ". Es el pitón rocoso de Puntaluxe (1041). No nos aporta ninguna novedad por lo que pasamos de largo.

10 Puntaluxe AMPL

 

ATXITXAGAKO HAITZE: 11º balcón


11 Atxitxagako Haitze

Vamos directos hacia el roquedo rojizo que llama la atención, es Oako Haizpea (1066). Aunque a estas horas ya está a contraluz es fácil distinguirlo. Abandonaremos la senda principal que manteníamos para dirigirnos hacia el abrigo natural que utilizan las ovejas.

balcones MALLOAS 50

Después de visitar esta curiosidad natural, tendremos que localizar a nuestra derecha un paso natural creado en la roca. Al sobrepasarlo veremos como nuestro último balcón del día está ya ahí mismo.

balcones MALLOAS 51

Unos metros más adelante, y por uno de los muchos senderos creados por las ovejas, nos plantamos en la base del diente rocoso de Atxitxagako Haitze (1078). Será el último mirador de esta fenomenal travesía al que nos asomaremos encaramándonos a él. A estas horas de la tarde el lugar se nos presenta como silencioso y solitario, aportando un halo de magia a nuestra aventura.

11 Atxitxagako Haitze AMPL

Nuestras caras de satisfacción son evidentes pero sabemos que ésto aún no ha terminado. Ahora deberemos de buscar una salida. Nuestra opción pasa por salir por la parte superior de las Malloas. Si quisiéramos bajar al valle desde este punto también serían varias las opciones que se nos presentan. Pero sería muy importante conocer bien esos descensos puesto que no son terrenos sencillos para moverse.

balcones MALLOAS 52

 

SORRONETAKO ATAKA (Salida)


12 Sorronetako Ataka

Decidida ya la salida nos dirigimos hacia un arriba por una empinada ladera herbosa que nos pedirá otro esfuerzo más. Subimos con ánimo y ganas sabiendo que un centenar de metros más arriba estará el final de esta travesía por los balcones de las Malloas.

balcones MALLOAS 53

La cuesta es importante y no nos sobran ya muchas fuerzas. Al mirar a nuestra espalda divisamos el último balcón y más abajo la amplitud del valle de Araitz, testigo omnipresente en la jornada que llevamos.

balcones MALLOAS 54

La hierba da paso a un terreno más delicado ya en la parte superior. Es momento de seguir concentrados y superar la última barrera rocosa que nos colocará de lleno en el cordal cimero.
¡¡ Ya está, lo hemos conseguido !! Nuestra salida ha sido perfecta y lo hemos hecho alcanzando el lugar llamado Sorronetako Ataka (1192)

12 Sorronetako Ataka AMPL

Al vernos ya allí arriba la alegría y la satisfacción por haberlo conseguido nos invaden. Estamos más que satisfechos, aunque ya cansados. Aún así no podemos dejar de inmortalizar ese momento especial para los dos.

balcones MALLOAS 55

Tras unos momentos de euforia volvemos a la realidad y seguimos adelante. Sabemos que ésto aún no ha terminado y todavía tenemos que llegar hasta Amezketa (Gipuzkoa). Por delante todavía casi dos horas de larga bajada que pondrán a prueba nuestra capacidad de resistencia con las últim